Archivo de la categoría: Sin categoría

ESTA OLEOGRAFÍA METAFÍSICA

“Vista a la distancia, la oleografía tiene al fin y al cabo más colores. La figura tiene una cinta de color más rosa contorneando la parte alta del cabello; no había reparado. Hay en los ojos humanos, aunque sean litográficos, una cosa terrible: el aviso inevitable de la conciencia, el grito clandestino del haber alma.

Con un gran esfuerzo me levanto del sueño en que me mojo y sacudo, como un perro, la humedad de la oscuridad de la niebla. Y por encima de mi desertar, en una despedida de otra cosa cualquiera, los ojos tristes de la vida toda, de esta oleografía metafísica que contemplamos a la distancia, me miran como si yo supiese de Dios”

Fernando Pessoa-Bernardo Soares, Livro do Desassossego

LAS REDES

Las redes sociales son un alimento inagotable para la curiosidad que casi todos sentimos en relación con la dimensión profunda de las personalidades humanas. Una de ellas, mayormente, muestra con brutalidad obscena todo el espectro del desequilibrio narciso-exhibicionista, mientras que Twitter concentra del modo más palmario el morbo de la rabia y el resentimiento, en un imponente simbolismo del asesinato por ajuste de cuentas. Exceptúo de lo patológico a Instagram, al menos por lo general, porque en la fotografía y el vídeo lo puramente estético acierta a disfrazar magníficamente la deformidad psíquica, como ha sido siempre su función.

(Para no hablar de lo positivo, de vez en cuando se entera uno de cosas interesantes)

EL DINERO

“El dinero es bello, porque es una liberación. Querer ir a morir a Pequín y no poder es de las cosas que pesan sobre mí como la idea de un cataclismo próximo”

Fernando Pessoa-Bernardo Soares: Livro do desassossego

LA LIBERTAD, DEFINIDA

“La libertad es la posibilidad del aislamiento. Eres libre si puedes alejarte de los hombres, sin que te obligue a buscarlos la necesidad del dinero, o la necesidad gregaria, o el amor, o la gloria, o la curiosidad que en el silencio y en la soledad no pueden tener alimento. Si te es imposible vivir solo, naciste esclavo. Puedes tener todas las grandezas del espíritu, todas las del alma: eres un esclavo noble, o un siervo inteligente: no eres libre. Y no está contigo la tragedia, porque la tragedia de nacer así no es contigo sino solamente del destino para ti. Ay de ti, empero, si la opresión de la vida, ella misma, te fuerza a ser esclavo. Ay de ti, si, habiendo nacido liberado, capaz de bastarte y de separarte, la penuria te fuerza a convivir. Esa, sí, es tu tragedia, y la que traes contigo. Nacer liberado es la mayor grandeza del hombre, lo que hace al ermitaño humilde superior a los reyes, e incluso a los dioses, que se bastan por la fuerza, pero no por el desprecio de ella”

Fernando Pessoa y Bernardo Soares: Livro do desassossego

LO QUE VIENE SIENDO EL NIHILISMO

“Pero el criticismo frustrado de nuestros padres, si nos legó la imposibilidad de ser cristianos, no nos legó el contento con que la tuviésemos; si nos legó la descreencia en las fórmulas morales establecidas, no nos legó la indiferencia a la moral y a las reglas de vivir humanamente; si dejó incierto el problema político, no dejó indiferente nuestro espíritu a cómo ese problema de resolviese. Nuestros padres habían destruido alegremente, porque vivían en una época que tenía todavía reflejos de la solidez del pasado. Era aquello mismo que ellos habían destruido lo que daba fuerza a la sociedad para que pudiesen destruir sin sentir romperse al edificio. Nosotros heredamos la destrucción y sus resultados.

En la vida de hoy, el mundo sólo pertenece a los estúpidos, a los insensibles y a los agitados. El derecho a vivir y a triunfar se conquista hoy casi por los mismos procesos por los que se conquista el internamiento en un manicomio: la incapacidad de pensar, la amoralidad, y la hiperexcitación”

(Fernando Pessoa–Bernardo Soares)

La bajeza de confesar

“La más vil de todas las necesidades–la de la confidencia, la de la confesión. Es la necesidad del alma de ser exterior.

Confiesa, sí, pero confiesa lo que no sientes. Libra tu alma, sí, del peso de sus secretos, diciéndolos. Pero con la condición de que los secretos que digas nunca los hayas tenido. Miéntete a ti mismo antes de decir esa verdad. Expresar es siempre errar. Sé consciente: que expresar sea, para ti, mentir.”

Fernando Pessoa-Vicente Guedes