Archivos Mensuales: mayo 2016

El origen de la religión, la filosofía, la ciencia

ODA XXXV
A LA FORTUNA

Diosa, que en Ancio deleitoso imperas,
Pronta a inefable altura
Ora a elevar la humilde criatura,
Y las pompas triunfales
Ora a trocar en tristes funerales:
El pobre labrador tu nombre invoca,
Fortuna, humildemente;
Del mar te invoca reina omnipotente
El marino que abruma
En tracia nao la Carpacia espuma.
Y acátante ciudades y naciones,
El latino arrogante,
El dacio agreste y el escita errante,
Y los tiranos fieros,
Y las madres de los reyes extranjeros.
No hundas con mengua la columna enhiesta,
No permitas, o diosa,
Que al ciudadano plebe numerosa
Pacífico amotine,
Y con sus armas el imperio arruine.
Va delante de ti la inexorable
Necesidad, que muestra
Clavos enormes en su férrea diestra,
Garfio retorcido
Y gruesas cuñas y plomo derretido.
Te adora la Esperanza, la Fe rara
De alto velo ceñida,
Y tras ti marchan, cuando tú ofendida
Desnudando brocados
Sales de los alcázares dorados.
El falso amigo entonces se retira,
Y la ramera inmunda,
Que huyen de uncirse a mísera coyunda,
Y solo fueron fieles
Hasta apurar la hez de los toneles.
A César que a Britania, fin del mundo,
A volar se prepara,
Conserva, o diosa, y el enjambre ampara
De juventud valiente,
Temible a las regiones del Oriente.
Cicatrices y crímenes nos cubren,
¡Ay!, de rubor y afrenta,
Y hermanos expirando en lid cruenta.
Linaje endurecido,
¿Qué delitos no habremos cometido?
¿Qué altar la juventud, qué lugar santo
Respetó despiadada?
Ojalá en nuevo yunque arma forjada
Sirva solo al castigo
Del masageta y árabe enemigo.

(Horacio)

La risa de Foucault

Como prolongación potenciada de la de Nietzsche, la risa de Foucault se rió de todo lo ridículo (o de casi todo, porque para reírse de todo lo ridículo no hay tiempo en una vida humana).

Por ejemplo, al referirse a la herida narcisista infligida por Pasteur a todos los médicos de la historia, herida de la que aún hoy no se habrían recuperado del todo. Porque Pasteur reveló que antes de él todos los médicos habían sido los agentes principales de la enfermedad, sus productores propiamente dichos, al contagiarla y extenderla inexorablemente con sus reconocimientos de los pacientes en sus consultas y en los hospitales atestados.

Insectos

Si fuera cierto que los insectos pueden tener conciencia, posibilidad que casi defiende Peter Singer hoy en El Diario, entonces no me extrañaría nada que Mariano Rajoy también la tuviera, no obstante las numerosas evidencias en contra.

Refugiados

Kos Refugee Crisis

Laith Majid, an Iraqi refugee from Baghdad, breaks out in tears of joy, holding his son Taha and his daughter Nour, after they arrived safely on a beach of the Greek island of Kos, Greece, Aug. 15, 2015. The group crossed over from the Turkish resort town of Bodrum and on the way their flimsy rubber boat, crammed with about 12 men, women and children, lost air. Fearing that they get sent back to Turkey and upon being told so by their smuggler, Mr. Al Amirij’s wife initially identified them as Syrians from Deir Ezzor. The family has since made it to Berlin, Germany.

Hölderlin

 

¿No es más dichoso mi corazón, no está lleno de una vida más bella

desde que amo? ¿Por qué me distinguíais en mayor medida

cuando yo era más orgulloso y salvaje?

¡Ah! Le gusta a la muchedumbre lo que tiene valor en el mercado,

Y quien es de alma servil respeta solo lo violento;

Creen en lo divino

Únicamente aquéllos que son divinos

(“Aprobación humana”)

La ética

Un flamante título universitario de “Neuromárketing”, sin duda todo lo contrario de una fábrica de parados, termina su programa con un tema dedicado a las “consideraciones éticas”. Es como si terminara igual el programa de un título de salteador de caminos.

Siempre he notado que los que te hablan de la necesidad de reivindicar la conciencia moral tienen algo que ocultar que huele fatal, y de lo que se trata es de perfumarlo. Aunque sin duda en el caso del neuromárketing el perfume de la moralina lo único que logra es que huela todavía peor, a cobarde hipocresía. Nadie tiene el valor de decir simplemente, mire, vamos por la pasta, por eso nos reunimos, trabajamos, estudiamos y vivimos.

Dos de Mayo

“Durante aquella guerra sublime contra Napoleón, que en la posteridad pondrá a los españoles del siglo XIX por delante de todos los demás pueblos de Europa y les asignará el segundo lugar después de los franceses, don Blas fue uno de los más famosos capitanes de guerrillas. El día que su gente no había matado por lo menos un francés, don Blas no dormía en una cama: era un voto”.
(Stendhal, “El arca y el aparecido”)

A don Blas le iban a nombrar comisario de policía de Albolote, en Granada, donde se dedicó a sembrar el pánico entre los vecinos torturando liberales a instancias de los realistas. Se decía que hasta el todopoderoso obispo le tenía miedo.

Era la época en que decía Gautier que cuando se atravesaba España te podían matar en cualquier momento.