Archivo del Autor: marrodri57

Acerca de marrodri57

Catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid Interesado principalmente en Nietzsche y la Filosofía de la Mente (Psicoanálisis, María Zambrano, Wittgenstein, Posthumanismo, Historia del Pensamiento)

EL ACTOR ESENCIAL

El ideal griego. – ¿Qué admiraban los griegos en Odiseo? Sobre todo, la capacidad de mentir y la capacidad de tomar con astucia represalias terribles; estar a la altura de las circunstancias; parecer más noble que los más nobles cuando hace falta; poder ser lo que uno quiere; perseverancia heroica; disponer de todos los medios a su alcance; tener espíritu– su espíritu es la admiración de los dioses, los dioses sonríen cuando piensan en él– ¡todo esto es el ideal griego! Lo más digno de subrayarse es que aquí la oposición de parecer y ser no se siente en absoluto, y por lo tanto no se imputa moralmente [no hay juicio moral]. ¿Hubo alguna vez actores tan radicales?

Nietzsche, Aurora IV, 306.

NO HAY “YO”

“One of the most exciting recent research fields in neuroscience and experimental psychology is mind-wandering – the study of spontaneous or task-unrelated thoughts. Its results have radical implications for politics, education and morality. If we consider the empirical findings, we arrive at a surprising result of profound philosophical significance: cognitive control is the exception, while its absence is the rule. Much of the time we like to describe some foundational ‘self’ as the initiator or cause of our actions, but this is a pervasive myth. In fact, we only resemble something like this for about a third of our conscious lifetime. We don’t exactly know when and how children first learn to do it, and it’s plausible that many of us gradually lose it towards the end of our lives. As far as our inner life is concerned, the science of mind-wandering implies that we’re only rarely autonomous persons”

(Thomas Metzinger, 2018)

MUERTE EN MADRID

El pasado 5 de Diciembre, sábado, a eso de las 23:30 de la noche, me iba sintiendo cada vez peor, con los denominados “síntomas compatibles con la COVID-19”. Siguiendo lo que creía el protocolo para el caso, llamé al número dispuesto al efecto por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Una mujer joven de cálido acento latinoamericano me requirió una buena cantidad de datos, tanto personales como relativos a mis malestares orgánicos de aquel momento, supongo bien que para rellenar no sé qué informe modelo estándar. Terminó preguntándome si tenía dificultades para respirar, y como por fortuna no las tenía, la cosa se quedó en la tajante instrucción de que no saliera de mi casa, que permaneciera a ser posible bien recluido en una habitación, y meditando en la responsabilidad infinita del posible contagiador a lo peor asintomático. Hasta que me llamaran de la Sanidad madrileña, me comunicó, para decirme dónde y cuándo iban a hacerme el test de antígenos tan necesario como por ello obligatorio. Pero ya que mi instinto me estaba avisando, como suele hacer siempre que me van a dar gato por liebre, pregunté antes de colgar cuándo preveía ella que me tocaría la prueba, a lo que me contestó que no era posible decirlo en aquel momento con certeza, pero que yo, como ciudadano madrileño, podía estar tranquilo porque sería tan pronto como fuera posible. Puedo decir que hoy, a las 15:36 h. del día 3 de Enero del año siguiente a esta conversación que menciono, todavía estoy esperando la llamada preceptiva de la Comunidad Autónoma de Madrid para citarme para la prueba de marras. Y si no me he enfadado es porque muchos me han contado que con todos hacen lo mismo, de manera que no se trata de nada personal, menos mal. Contratan por cuatro euros a gente con necesidad para contestar toda la noche al teléfono rellenando datos que luego nadie va a consultar para nada.

Aquí en Madrid ya se sabe que ante la pandemia cada uno ha de salvarse a sí mismo, buscándose la vida como pueda o como Dios le dé a entender. Porque no es una Autonomía para viejos, sin duda, ahí está lo ocurrido en las residencias cuando no permitían llevarlos al hospital estando en las últimas. Muchas muertes aquellas, que no tendrán consecuencias penales, dicen algunos que por causa de tantos jueces del Opus y/o franquistas, en cualquier caso de la misma banda de los que aquí mandan, aunque no sé si creérmelo. Por ejemplo yo, a mis sesenta y tres años, como no tengo más remedio que ir a trabajar en el transporte público, me habría hecho ya casi del todo a la odisea cotidiana de ir sorteando en el Metro a los que van cantando sin mascarilla y a pleno pulmón para sacarse unos céntimos, y a los que de repente te tosen encima sin asomo de consideración, o a los que comen su bocata con la boca de par en par al lado de tu cara. He sido todo un héroe de la paciencia, igual que lo era Ulises, soportando las averías de los trenes que te dejan tirado media hora en un túnel entre dos estaciones, con el vapor caliente de la respiración animal de tanta gente que se aplasta contra tu propia respiración animal. No sé si pude fiarme al final de aquel consejero de la Comunidad que cargaba airado contra los indeseables que sugieren que el Metro de Madrid no es absolutamente seguro contra el contagio del corona. Cuando sí que lo es, según él, y absolutamente, si se guarda la debida distancia, con la mascarilla bien calada, y ese gel hidroalcohólico salvador que, oiga, lo regalan, pusieron hasta doscientos expendedores en toda la red, para que luego digan, y hasta vinieron los medios aquel día. Ahora que, en cuanto a la orden de guardar la distancia de seguridad en el Metro de Madrid, que venga Dios, o Groucho Marx, y lo vean.

Ya se sabe cómo funciona, cuando no queda otra, lo de la solidaridad entre los que estamos tan achuchados, mi mujer me presentó a su médico y el buen hombre supo hacerme un hueco en enfermería para que me practicaran lo de los antígenos, apuntándome en una casilla que tienen destinada a los “transeúntes”, lo que me hizo mucha gracia. Antes lo había intentado en un hospital privado muy moderno donde anuncian cosas de milagrosería estética de rostro y caracteres sexuales secundarios, pero no hubo manera porque allí ni te cogen nunca el teléfono ni te contestan emails. En fin, al final, como di negativo me puse muy contento, y por si eso fuera poco ahora estoy unos días de vacaciones, descansando, apartado del trago del transporte público madrileño. Aunque dicen de él nuestras autoridades lo mismo que dicen de las aulas para la docencia, que se está más seguro en el vagón atestado, o dando clase a niños innúmeros seis horas al día, que en la calle paseando al aire libre, y me imagino que con esto que dicen no nos quieren hacer pasar por tontos.

Pero la verdad es que sí estoy preocupado con lo de las vacunas que vienen. Porque parece que hay que esperar a que le llamen a uno. Y no te dicen quién te tiene que llamar ni cuándo. Así que cuando veas que la CAM nunca te llama no vas a saber a quién preguntar ni a quien quejarte. Entre medias igual te mueres, está claro, sobre todo con lo de la variante británica. Yo estoy seguro de que a mí por lo menos de la CAM jamás de los jamases me llamarán. Va a ser raro que te llamen de la CAM para vacunarte porque todos sabemos que para que aquí se haga algo tiene que haber beneficio de por medio, el legítimo lucro de sus teóricos, bien monetario bien electoral. Si la vacuna se tendrá que poner gratis entonces no les va a interesar a estos un comino, porque no solo no van a ganar sino que encima tendrán que poner dinero para transporte o distribución. Así que nada, cada vez me queda más claro que la única solución es rezar e ir a misa, como bien nos aconsejaba la misma presidenta madrileña. Que Dios la tenga en su gloria.

INVESTIGAR EN NOCHEBUENA

Cierta deformación profesional, que no enfermedad mental todavía, pienso yo para tranquilizarme, me habría llevado a tragarme la programación de Nochebuena de Televisión Española. Al final, creo que el tremendo, penoso esfuerzo igual ha valido la pena: confirmación más allá de toda duda de una de las tesis fundamentales de Carlo Cipolla, la de que la fracción de gilipollas (el célebre número épsilon de cretinos) se mantiene constante a lo largo del tiempo en cualquier comunidad humana. Quiere decirse, con independencia de régimen político y época, ya sea franquismo, transición o democracia, los años sesenta, setenta o el siglo XXI. Son igual de numerosos los imbéciles, no importa las veces que se haya reformado el sistema educativo. Y a veces, como aquí, apostaríamos a que son exactamente los mismos, o las mismas familias de merluzos manejando el cotarro.

JESÚS DE NIETZSCHE

“67. Jesús de Nazareth amaba a los malos, no a los buenos: el espectáculo de la indignación moral de los buenos hizo que hasta él mismo maldijera. En todas partes en donde se juzgaba, tomaba él partido contra los que juzgan. Quería ser el destructor de la moral.

68. Dijo Jesús al hombre: ‘¡Ama a Dios como yo le amo, como su hijo: qué nos importa la moral a nosotros los Hijos de Dios’. “

(NF-1882, 2 [41])

NIETZSCHE Y LOS JUDÍOS

“Hay que hacerse a la idea de que cuando un pueblo sufre y quiere sufrir de fiebre nerviosa nacional y ambición política—, su espíritu queda cubierto por toda suerte de nubes y perturbaciones, en definitiva, por pequeños ataques de embrutecimiento: por ejemplo, entre los alemanes de hoy, unas veces es la estupidez antifrancesa, otras la antijudía, otras la antipolaca, otras la cristiano-romántica, otras la wagneriana, otras la teutónica, otras la prusiana (…).

Todavía no me he tropezado con ningún alemán que haya simpatizado con los judíos; y por muy incondicional que sea el rechazo del antisemitismo propiamente dicho por parte de todos los hombres prudentes y políticos, lo cierto es que esta prudencia y esta política no se dirigen, pongamos, contra la naturaleza misma del sentimiento, sino solo contra su peligrosa desmesura, particularmente contra la expresión insípida e ignominiosa de este desmedido sentimiento, — no hay que engañarse sobre este punto. Que Alemania tiene en abundancia suficientes judíos, que el estómago alemán, la sangre alemana pasan penurias (…) para acabar siquiera con ese cuanto de ‘judío’ (…). ‘¡No permitir la entrada a nuevos judíos!’ (…)

Pero los judíos son, sin lugar a dudas, la raza más fuerte, más tenaz y más pura que vive ahora en Europa; saben cómo triunfar aun en las peores condiciones (mejor incluso que en condiciones favorables), por medio de determinadas virtudes que hoy gustan de ser tachadas de viciosas, — gracias, sobre todo, a una fe decidida que no necesita avergonzarse frente a las ‘ideas modernas’; ellos cambian, si es que lo hacen, siempre solo a la manera como el Imperio ruso realiza sus conquistas, — como un imperio que tiene tiempo y no es de ayer —: es decir, de acuerdo con el principio ‘¡lo más lento posible!’ Un pensador que cargue sobre su conciencia el futuro de Europa deberá contar, de entre todos los escenarios que se plantee sobre dicho futuro, con los judíos y también con los rusos como aquellos factores más seguros y más probables en el gran juego y lucha de fuerzas. Lo que ahora en Europa se denomina ‘nación’, y que en realidad es más una res facta que nata (incluso a veces se parece, hasta casi confundirse con ella, a una res ficta et picta), es en todo caso algo que está en devenir, joven, fácilmente desplazable, todavía ninguna raza, ni mucho menos algo aere perennius como lo es la raza judía: ¡estas ‘naciones’ deberían guardarse cuidadosamente de toda competencia y hostilidad irascibles! Que los judíos, si quisieran–o si se les obligara a ello, como parecen querer los antisemitas—, podrían tener ahora mismo el predominio, de hecho, literalmente, el dominio sobre Europa, es algo incontestable; que no trabajan ni hacen planes en esa dirección, también. De momento quieren y desean más bien, incluso con cierta importunidad, ser absorbidos y succionados en y por Europa, anhelan por fin ser estables, tolerados, respetados, y fijarle una meta a la vida nómada, al ‘eterno judío’—; y uno debería tener muy en cuenta este tira y afloja (…) e ir a su encuentro: para lo que tal vez sería útil y justo proscribir a los vocingleros antisemitas del país”

Más allá del bien y del mal-251.

No es Nietzsche antisemita

No se dirige su “odio” contra Israel, todo lo contrario. En realidad lo admira porque sería el pueblo de la más intensa voluntad de poder, triunfante en las condiciones más adversas. Y admira la época de los Reyes por encima de todo. Pero cuando llegaron a dominar en él los sacerdotes, se las arreglaron para supeditar toda interpretación del acontecimiento al esquema verdaderamente idiota o simplista de “obediencia o desobediencia a Dios”. O sea que dió comienzo la metafísica del verdugo que iba a hacerse universal con el cristianismo de Pablo. Y aquí sí que comenzaría ese “odio” al sacerdote.

La soledad

En uno de sus apuntes más personales, Wittgenstein nos da razón de la consabida sentencia pascaliana, y es que estar a solas con uno mismo más de dos minutos seguidos sería como encerrarse en una habitación con un tigre. Que venga Freud y lo vea…