ENSEÑA FOUCAULT

Pensar que lo esencial del cuidado de sí, de la relación contigo, no es sino tu relación con tu propia sexualidad, es una chocante innovación cristiana que le hubiese parecido disparatada a un griego o a un romano de la época sana. Y todos los que lo siguen pensando hoy son productos de esa bizarra subjetividad forjada alrededor del siglo IV.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.