Los pesados

Cuando consigues quitarte de encima a un pesado es como si llegara la primavera. La vida rebrota, todo vuelve a nacer, eres mucho más joven, pesas mucho menos, sin duda has ganado en ligereza. Pero lo malo de quitarte de encima a un pesado es que nunca podrás estar seguro de que no retorne el día menos pensado y te hunda otra vez en el invierno.

Aunque es de importancia vital, cuesta trabajo seguir la regla de oro, esta vez en relación con los pesados, esa que enunciara Maquiavelo: ser no-bueno cuando haga falta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.