A favor del urbanita

En un pueblo español, para que a uno no le despellejen en las conversaciones de vecinos, con esa caridad cristiana tan característica del aburrimiento más profundo, lo mejor es adoptar el comportamiento grave, y con su mucho de unción, de una especie de cura sin excesivas pederastias, y sobre todo hablar como un medio tonto.
Ya se sabe, «nadie es más que nadie».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.