UN SENTIDO DEL ESCRIBIR

Mihi ipsi scripsi (Nietzsche). Eso intenta ese escritor peculiar que no se tiene a sí mismo por escritor, porque reconoce que no escribe para los demás sino únicamente para sí mismo (con el fin de fijar todos los buenos momentos para descubrir el hilo de oro que es el sentido de su existencia). Pero la escritura de sí no es una forma de terapia, en absoluto, sino una de descubrimiento a través de la autodisciplina. Esa sería la forma perfecta de autocultivo o cuidado de sí, por la que llegar a respetarse, y no hacerse a uno mismo nada que jamás se haría al otro (el amor propio como base de todo posible altruismo, o en realidad, del único que no es peligroso, que no sirve de máscara para otra cosa).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.