ESCRIBIR LA VIDA COMO ÚNICA MORAL

La única moral no mojigata, no inmoral, es el cuidado de la palabra, que supone un esfuerzo duro y constante, férrea disciplina. Se empieza hablando mal, descuidadamente, y se acaba en el arroyo, devorando niños pequeños. Pero a lo que solo llegan los verdaderos héroes éticos es a no decir sandeces: eso no está al alcance sino de tres o cuatro elegidos de los dioses en cada época. A veces se puede pensar que no es humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .