Se puede creer solo a costa de la veracidad

«¡Ah!, para que yo aprenda a creer en vuestra ‘veracidad’, para eso tendríais primero que destrozarme vuestra voluntad veneradora.

Veraz–así llamo yo al que penetra en desiertos sin dios y ha destrozado su corazón venerador»

(Zaratustra, «De los sabios famosos»)

El momento más elevado de la Humanidad, el que nos trajo todas las esperanzas de futuro, fue aquel en que se libró por fin de Dios y de todos los dioses. Nos hacemos cargo de nosotros mismos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.