La irresistible ascensión de Arturo Pi

Los trepas de toda la vida ahora aprenden lenguajes muy tranquilizadores para su conciencia de trepas, lenguajes que son un disfraz más para seguir trepando. Por ejemplo, se reúnen todos juntos en congresos estúpidos para disertar sobre el famoso emprendimiento y la “voluntad de crecer”. O bien, si son muy atrevidos, sobre la “voluntad de poder” que  a fin de cuentas sería la clave de la vida humana y la vida como tal. Porque el trepa cuando es trepa mayúsculo, superlativo,  se lanza a encontrar justificación cósmica y quizá metafísica a la odiosa deformidad espiritual que constituye a su tipo humano.  Y es que lo de ser un trepa rematado nacería solo, a fin de cuentas, de la pura incapacidad  para emprender el camino derecho y caminar por él sin disfraces ni manipulaciones, sin bajas astucias de conspirador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.