“Patos sentados”

La educación cristiana, en una época de la vida en la que la gente es escasamente crítica, le formaría a uno en el supuesto amor universal, sobre todo amor a tus enemigos. De modo que le convierte en un “pato sentado” completamente indefenso ante el ataque de cualquier depredador, también porque ese amor le hace ser sincero y transparente con todos los que le rodean, asesinos de almas incluidos.

Así que, si uno no consigue quitarse de su cuerpo, llegada la razón a su madurez, ese género de educación que ha asimilado en carne y sangre y le habría constituido, y sin embargo quisiera seguir vivo y más o menos cuerdo en la edad adulta, entonces habrá de convertirse necesariamente en un hipócrita de tomo y lomo, abrazando la santurronería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.