Comodidad en la locura

¡Cuánto más fácil es querer no ver nada, pasarlo todo por alto, o incluso, darle a lo peor un sentido incluso placentero, como decía él transformar la mierda incluso en oro! Pero por estos procedimientos de la facilidad y de la comodidad, propios del que se hace poeta solo a fuerza de temer el dolor, de huir del dolor, nos enajenamos o perdemos pie en lo real, naturalmente. Y eso se paga muy caro, o bien con una vida que tiene que ser insustancial y ridícula por no “hacer fricción” ninguna, o bien simplemente con la locura, de leve a moderada o a grave y muy grave. Ante los derechos de lo real el principio del placer deberá cerrar la boca en mayor medida cuanto más adultos seamos, ni niños ni locos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.