Psicólogo de guardia

En un orden cuasiperfecto de las cosas por cada ciudadano debería haber, al menos, dos psicólogos para cuidarle. Y hacia ello vamos, «la imbecilidad crece»

Aprovecho para ir al baño porque otra vez está hablando un psicólogo en televisión, esta vez del síndrome de «odio navideño». Pero ¿acaso no puede ser odiosa en sí misma la Navidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.