En el colegio

Las redes estallaban hoy de maternal indignación con el horrible caso de un pobre niño del que sus compañeros se reían porque tenía una nariz desproporcionada. Recuerdo que yo nunca me burlé de los narizotas, sino de los gorditos, mientras ellos me llamaban cabezón. Así que el que más sufría en aquel infierno era yo, porque sabía que lo mío sí que no tenía arreglo (rinoplastia, dieta y deporte).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.