La humildad

Está la humildad del gato escaldado (“el gusano que ha sido pisado tiende a enroscarse: principio de la humildad”). La humildad tantas veces va del brazo de la más absoluta hipocresía (“el humilde lo que quiere es ser exaltado”). Pero sobre todo, la humildad se compadece muy mal con la salud floreciente (“en mi casa solo entran el amor y el orgullo”, afirmaba contundente un personaje de la película Moonlight que en verdad rebosaba salud)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .