Los capataces

Las devastadoras políticas neoliberales no habrían podido imponerse con tanta facilidad si no hubiese sido por la solícita colaboración y la sistemática traición sibilina de ciertos rufianes procedentes de la izquierda, siempre en venta y muy astutos, que se han acabado especializando en ejercer de capataces.
Me vienen de pronto a la cabeza cinco o seis nombres, pero en todo caso hay muchos más, cuyo denominador común es el estar magníficamente instalados, en primer lugar, y en segundo haber llegado a esa edad de la vida en que uno se llega a imaginar, delirando, que la única codicia que vale la pena, porque es la única con posibilidades reales de satisfacerse aquí y ahora, es la codicia de dinero. Todas las demás les han quedado ya muy lejos, entre ellas la de hacer algo que valiera realmente la pena en su teatral y despreciable existencia.
Pero ya desde jóvenes había algo en ellos de mercachifles, de charlatanes de feria con corbata, de trileros del Rastro, de ahí su infalible instinto en la mediación y el apaño. Son los profesionales de la mentira, íntimamente emparentados con políticos corruptos y curas descreídos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.