La ética

Un flamante título universitario de “Neuromárketing”, sin duda todo lo contrario de una fábrica de parados, termina su programa con un tema dedicado a las “consideraciones éticas”. Es como si terminara igual el programa de un título de salteador de caminos.

Siempre he notado que los que te hablan de la necesidad de reivindicar la conciencia moral tienen algo que ocultar que huele fatal, y de lo que se trata es de perfumarlo. Aunque sin duda en el caso del neuromárketing el perfume de la moralina lo único que logra es que huela todavía peor, a cobarde hipocresía. Nadie tiene el valor de decir simplemente, mire, vamos por la pasta, por eso nos reunimos, trabajamos, estudiamos y vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .