Contra la vanidad

«Me parece ver a un hombre que se tira por la ventana, pero procurando no obstante llegar al suelo en una postura graciosa.
El hombre apasionado es como él mismo y no como otro cualquiera; esto resulta en Francia inadmisiblemente ridículo, además ofende al vecino, lo que da alas al ridículo»

Stendhal, Del amor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.