El fango

La posición del alma bella, el angelismo, ha sido siempre lo más fácil pero también lo más inútil y patógeno: lo real cuanto más lejos mejor, allá abajo, remontándose a los cielos el puro.
Pero el caso es que nuestra única vivienda es la Tierra, o sea el fango, porque además llueve bastante a menudo. Contentos estaríamos con tal de poder sacar la cabeza del fango de vez en cuando para poder respirar. Y para eso hay que luchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.