Creyente

La persona religiosa tiene que saber cuál es el sentido de aquello en lo que cree, porque de lo contrario no podría saber en qué cree, es decir, no estaría creyendo en nada cuando asegura que cree.

“Y el logos se hizo carne y habitó entre nosotros”, lleno de gracia y verdad. Por ejemplo, el misterio de la encarnación: si no soy capaz de explicar en qué consiste propiamente la encarnación entonces soy en realidad incapaz de creer en la encarnación. No creo en nada cuando digo creer en algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.