El único dios

Fabricio le comunica a su tía su propósito de marcharse a Nueva York. Y entonces ésta le dice que allí no tendría nunca nada que hacer, igual que ella. Se trata de un país en el que adoran al dólar, y además hay que respetar a los “artesanos de la calle” porque ellos lo deciden todo con su voto.
(Parece ser que las dos cosas irían juntas…resulta siniestra la mera sospecha).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.