PODEMOS

El grado de corrupción económica y moral al que se había llegado en la política española era tal, que en cuanto de forma casi milagrosa apareció alguien que se limitaba a decir la verdad, todos los mentirosos entraron en pánico (la verdad en el simple sentido de «lo que todos podemos ver», con tal de que abramos los ojos y olvidemos la obscenidad de nuestros pastores: el rey del que se alaba la riqueza y gusto del atavío en realidad se pasea completamente desnudo).

Y se aplicaron con desesperación, como siempre ha ocurrido, a la tarea de destruirle con el trabajo en que son tan expertos, o sea, contando mentiras o envenenadas verdades a medias sobre el que se limita a decir la verdad, para convencernos de que «todos somos lo mismo». Pero los ataques de los corruptos simplemente volverían a demostrar lo evidente, que el que dice la verdad dice la verdad, y entonces no es más de lo mismo sino bien diferente o incluso contrario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.