MATA LA VERDAD

Un lacaniano muy versado en la obra de su maestro me vino a decir un día que la verdad es como una leche tóxica. Cuando gustamos su sabor nos convertimos en adictos y tendemos a apurarla hasta destrozarnos. Pero será una muerte bella y heroica, me parece, y para el caso da igual porque todos vamos a morir, y más vale morir intoxicados de esa manera que por cualquier estupidez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.