El yo como “perla anímica”

De Dennett aprendemos también a no respetar en absoluto a los que aparentan entender lo que en realidad no entienden en absoluto (a los que no saben lo que dicen), probablemente porque lo que dicen entender es de todo punto ininteligible.

Aunque claro está que siempre cabe la posibilidad de que a uno las entendederas no le den para entender esas doctrinas tan sublimes. Pero con toda seguridad los que creen o fingen entenderlas se amparan justamente en esa posibilidad siempre reconocida como tal por el que es intelectualmente honrado, esa duda que siempre le acompañará y que le motiva a seguir intentando ir por encima de sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.