¡Jopelines!

Adivino o creo adivinar que el santurrón, el hipócrita que hoy vive su entronización, su dominio casi absoluto sobre todos nosotros, se las estaría prometiendo muy felices con dos nuevos temas que le ofrecen un campo ilimitado para seguir intentando amargarnos la vida, su propósito de siempre: la conciencia de robot, la conciencia de la planta. (Robots y plantas son susceptibles de sufrimiento, ergo sufre tú).

¡¡Pobrecito robot!! ¡¡Pobrecita planta!! ¡Y tú, so cabrón, no lo vayas a desenchufar, no la vayas a pisar!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.