La risa de Foucault

Como prolongación potenciada de la de Nietzsche, la risa de Foucault se rió de todo lo ridículo (o de casi todo, porque para reírse de todo lo ridículo no hay tiempo en una vida humana).

Por ejemplo, al referirse a la herida narcisista infligida por Pasteur a todos los médicos de la historia, herida de la que aún hoy no se habrían recuperado del todo. Porque Pasteur reveló que antes de él todos los médicos habían sido los agentes principales de la enfermedad, sus productores propiamente dichos, al contagiarla y extenderla inexorablemente con sus reconocimientos de los pacientes en sus consultas y en los hospitales atestados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.