Cotillear

Como es natural, no hay ningún tema más jugoso para el cotilla que el de la sexualidad del otro.

Por ejemplo, de la sexualidad de Esperanza Aguirre poco se sabe, aunque todos nos la imaginamos como un pozo sin fondo.

Y en cuanto a Albert Rivera, resulta que es tan blanco, tan blanco, en su aspecto, maneras y conducta verbal, que es inevitable pensar en nada confesables aberraciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.