La falta

No tiene nada que ver el imperativo délfico (conócete a ti mismo, o sea, nada en demasía) con la “asunción de la castración”, ése es el gran error a costa del cual se pretende hacer revivir al psicoanálisis como epistemología ética.

Porque la hybris no es la psicosis, y el que no es capaz de la primera no es que sea cuerdo sino simplemente triste y aburrido, por muy cortés e incluso brillante que pueda parecer a primera vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .