Envejecer

Cada vez que oigo a un católico militante hablar de lo suyo, sobre todo  como no tenga yo en cuenta la consideración que merecen las manías particulares, en base a la dignidad humana, resulta que envejezco 20 años, o sea que me pongo en los 76, ahí es nada. Por eso es para mí de prudencia elemental huir de esa gente. (A no ser que sean del Opus, porque entonces entraría sin duda el “todo por la pasta”, y eso anima un poco, perversamente, la sosería insoportable de los santurrones). 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.