¡¡Pobre Canuto!!

Tuve que ir esta semana pasada al cementerio, y allí, paseando entre las hileras de los nichos para distraer mi dolor, pude ver el del pobre Canuto, así le pusieron sus padres, es de suponer que tras una noche de severa intoxicación etílica. ¿Se imaginan la vida del pobre Canuto? Todo un infierno. Si hubiera sido profesor los alumnos le habrían dicho: Don Canuto, “¿permite una pregunta?” Sus parejas, porque a todos nos pilla el amor y los amores, le habrían llamado “Canutillo” con absoluta seguridad en ciertos momentos de intensidad. Y lo de sus hijos hipotéticos, mejo no imaginarlo, el insufrible trauma de los hijos del padre Canuto. 

En fin, nos consuela pensar que el pobre Canuto, al parecer, nunca en su vida se cambió el nombre. De manera que en realidad tuvo lo que se mereció, por masoquista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.