Compasión

Muchas veces ocurre que cuando obramos por compasión obramos para escapar de nuestro propio malestar.
Y para Nietzsche no es cuestión de compartir el sufrimiento, de duplicarlo, sino de compartir la alegría.
Al hilo de lo cual subraya Michel Henry que el que compadece falta al pudor al entrometerse en la interioridad ajena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .