La boda del año

El otro día iba yo por un pasillo a hacer no sé qué cuando escuché que el ministro Wert se iba a casar, o ya se había casado.
Sin duda que, como decía Rosset, habría mujeres absolutamente incomprensibles que no por eso dejan de ser reales (también hombres).
De ahí que la filosofía sea necesaria pero a la vez ineliminable como reacción humana, por mucho que pretenda acabar con ella el ministro de marras será en vano, porque de lo contrario lo real nos mataría con las tremendas perplejidades que provoca en nosotros. Literalmente, sin filosofía, la novia de Wert, o lo que sea ese elemento, no me dejaría vivir de la pura y mortal curiosidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .